Javier Ruiz Sánchez

Tiempo de ignorancia e incertidumbre. Una crítica al «urbanismo post-pandemia» publicada en Eldiario.es

La denominada pandemia que está teniendo confinada a un porcentaje nada desdeñable de la humanidad está dejando, además de los impactos directos en vidas humanas y en la economía a escalas diversas, una serie de efectos secundarios cuanto menos curiosos. Uno de ellos, quizá producto de la temprana afectación del confinamiento a las universidades, sumado a la competitividad que motiva a un universo de investigadores en busca de subvenciones o proyectos, es el número casi incontable de artículos de opinión que desde múltiples disciplinas pretenden arrojar luz a la vez que posicionar a sus autores ante el previsible reparto de la tarta futura, en forma de programas, planes de investigación, conferencias y seminarios sobre todo lo relacionado con las consecuencias del virus.

Para no caer en el oportunismo, con este artículo no sólo no pretendemos dar ninguna solución, ni siquiera un vaticinio sobre el proyecto de futuros posibles, pese a que este sea el tema sobre el que los que escribimos aquí llevamos años trabajando. Porque, precisamente, nos resulta llamativo q…

«En Palo Verde, un U.F.O. cayó…»

En 2005, el guitarrista angelino Ry Cooder publicó Chávez Ravine, su primer disco después de poner patas arriba el panorama musical con Buena Vista Social Club. Un punto de interés de este concept álbum, que dirían los anglosajones, es que es un retrato histórico de uno de los más importantes procesos de gentrificación llevados a cabo en la ciudad de Los Angeles. En efecto, Chávez Ravine fue una barriada surgida en los suelos vírgenes comprados en 1844 por Julián Chávez, barriada que se desarrolló a lo largo de un siglo y muy especialmente tras la segunda guerra mundial: un enclave multicultural donde convivían familias de origen mexicano, filipino y chino con blancos y negros en barrios como La Loma o Palo Verde, alrededor del Elysian Park, pulmón de la zona. En estos barrios se desarrolló un ambiente mestizo, donde la cultura mexicana se fundía con aportaciones del resto de las comunidades, y donde los talleres y comercios locales convivían con gimnasios de boxeo en los que jóvenes de grupos diversos daban lugar a una cultura común.